| Servicios | Derecho humano al agua | Derecho Humano al Agua (DHA) | Página anterior
¿Qué es el Derecho Humano al Agua?


El derecho humano al agua tiene su fundamento en el principio de que nadie puede ser privado de la cantidad suficiente de agua para satisfacer sus necesidades básicas. Se busca así garantizar a cada persona una cantidad mínima de agua o mínimo vital, de buena calidad, pero que sea suficiente para preservar la vida y la salud. Es decir que permita satisfacer necesidades básicas como la alimentación y la bebida, la higiene personal y doméstica, la producción de cultivos de subsistencia y las prácticas culturales. Por ello, el derecho humano al agua no se refiere al consumo que supera la cantidad suficiente para cubrir las necesidades básicas de las personas, como el caso del agua destinada a actividades comerciales, industriales o agrícolas.

Las obligaciones del Estado para garantizar el pleno ejercicio del derecho humano al agua deben ser abordadas en todos sus componentes:
1. Disponibilidad que implica la sostenibilidad del recurso hídrico y la garantía de su abastecimiento continuo y suficiente para los usos personales y domésticos;
2. Accesibilidad al agua física, económica, a la información y a la no discriminación y
3. Calidad tanto del recurso hídrico como del agua que es suministrada por los prestadores del servicio, que debe ser salubre y no debe contener microorganismos o sustancias que amenacen la salud.

Dimensiones del Derecho Humano al Agua


Por ello es que el derecho humano al agua debe ser considerado en sus múltiples dimensiones: i) ambiental y sostenible, ii) social, iii) cultural y iv) económico. Es preciso reconocer en el agua cinco categorías del agua como bien: i) su carácter de bien ambiental puesto que el agua es el sustento de la vida presente y futura, es un recurso finito y vulnerable esencial para sostener la vida, el desarrollo y el medio ambiente; ii) el de ser bien económico, por su carácter de bien escaso; iii) el de ser un bien social que forma parte del patrimonio de todos, permite la construcción de relaciones individuales, de familia y de comunidad, de acuerdo con las prácticas sociales y necesidades de las personas; iv)es un bien cultural pues constituye un elemento identificador de las culturas, está estrechamente relacionado con el patrimonio cultural de la Nación y los derechos culturales de las minorías étnicas del país y v) es un bien de uso público. (Propiedad del Estado, de uso de todos los habitantes, inalienable, imprescriptible e inembargable.

El agua no es solamente un bien económico, es un bien social, ambiental y cultural.

El Derecho Humano al Agua en Colombia


El carácter vinculante del derecho humano al agua surge de la ratificación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, (Ley 74 de 1968), y en virtud de la denominada tesis del “Bloque de Constitucionalidad” (artículo 93 de la Constitución Política) forma parte integrante de la Constitución Política.

Con base en el artículo 93 de la Constitución Política, los tratados y convenios internacionales que reconocen los derechos humanos y que prohiben su limitación en los estados de excepción, debidamente aprobados por el Congreso, son parte integrante de la Constitución.

La Corte Constitucional ha destacado que la jurisprudencia de las instancias internacionales de derechos humanos constituye una pauta relevante para interpretar el alcance de los tratados internacionales sobre derechos humanos y, por ende, de los propios derechos constitucionales, como es el caso de la Observación No.15 de 2003, emitida por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, en la que se reconoce el derecho humano al agua en los artículos 11 y 12 del mencionado pacto. Los órganos e instituciones que dan una interpretación autorizada de las normas de derechos humanos establecen criterios que deben ser atendidos por el Estado colombiano en razón de sus obligaciones frente de los derechos consagrados en el derecho internacional de los derechos humanos.

Del mismo modo, el derecho humano al agua ha sido consagrado de forma implícita en otros tratados e instrumentos internacionales, ratificados por Colombia y también de manera explícita en la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer y en la Convención de los Derechos del Niño. El Derecho al agua potable y el saneamiento básico encuentran pleno respaldo en las disposiciones de la Constitución Política en la parte de los fines esenciales del Estado, en los derechos económicos, sociales y culturales y en los derechos colectivos y del ambiente. (artículos 49,79, 366, or.8 art.95).

Obligaciones del Estado Colombiano para el Cumplimiento del Derecho Humano al Agua

Al igual que todos los derechos humanos, el derecho al agua impone tres tipos de obligaciones a los Estados Partes, a saber: las obligaciones de respetar, proteger y cumplir.

enlace pdfDescargar documento completo - pdf [40 Kb]

Matriz de obligaciones
Con base en las obligaciones emanadas de la observación general N° 15 del comité de derechos económicos sociales y culturales de la Organización de Naciones Unidas, la Defensoría del Pueblo realizó la siguiente matriz de obligaciones. Ésta muestra en forma sintetizada y organizada qué debe hacer el Estado colombiano para avanzar en el pleno cumplimiento del derecho humano al agua.

enlace pdfDescargar matriz - pdf [53 Kb]

© 2003 - 2013 Defensoría del Pueblo Colombia - Última actualización: 19 - 04 - 2014
Oficinas en Bogotá: Calle 55 Nº 10 - 32 - Código Postal 110231 - PBX: [57 1] 3147300. Ver listado de oficinas en el país.
Horario de atención al público: Bogotá (Lunes a viernes de 8:00 am a 5:00 pm *Recepción de correspondencia de 8:00 am a 4:00 pm*) - Resto del país (Lunes a viernes de 8:00 am a 12:00 m y de 2:00 pm a 6:00 pm) 14 04 19 03:06:34