| Si hay derecho | Derecho al Trabajo | Página anterior
 
Derecho al trabajo

Es probable que usted en algún momento esté en presencia de una violación de su derecho al trabajo y no sepa qué hacer. A continuación se mencionan algunos conceptos básicos que en materia laboral le servirán para actuar adecuadamente y evitar que estas situaciones vuelvan a ocurrir.

En el marco de los derechos humanos, el trabajo se refiere a toda actividad que una persona ejecuta en beneficio de otra, bajo su subordinación o dependencia y por la que recibe a cambio una remuneración.

Esa actividad humana, que puede ser material o intelectual, permanente o transitoria, debe ser desarrollada bajo condiciones dignas y justas.

Estas son las principales situaciones en que se viola el derecho laboral en nuestro país:


Pago injusto del salario

El empleador puede incurrir en incumplimiento del contrato de trabajo al no realizar el pago por la totalidad del salario acordado o por efectuarlo fuera del plazo establecido.

El empleador y el trabajador pueden convenir libremente el salario en sus diversas modalidades, tales como: por unidad de tiempo, por obra, o a destajo y por tarea, entre otras, pero siempre respetando el salario mínimo legal o el fijado en los pactos, convenciones colectivas y fallos arbitrales. Constituye salario no sólo la remuneración ordinaria, fija o variable, sino todo lo que recibe el trabajador en dinero o en especie como contraprestación directa del servicio, cualquiera que sea la forma o denominación que se adopte: primas, sobresueldos, bonificaciones habituales, valor del trabajo suplementario o de las horas extras, valor del trabajo en días de descanso obligatorio, porcentajes sobre ventas y comisiones.

En algunos casos, los empleadores incumplen los pagos a que tiene derecho el trabajador y se le obliga a cumplir horarios excesivos sin pagos acordes a la ley.

Ejemplo:
- Una persona trabaja por las tardes en un local de comidas rápidas y así cumple con un horario de medio tiempo. Sin embargo, el pago recibido no corresponde a la remuneración que debe recibir por el servicio prestado, de acuerdo con lo estipulado en la ley.


Pago retardado de la liquidación de prestaciones sociales

Una vez terminada la relación laboral, el empleador debe realizar la liquidación y el pago de las prestaciones sociales que deba al trabajador según el tiempo servido. En algunas oportunidades, el empleador se demora en el pago de la liquidación, vulnerando los derechos del trabajador.

Ejemplo:
- Después de varios días de terminada la relación laboral, un empleador no ha cancelado la liquidación de prestaciones sociales a que tiene derecho el trabajador por haber laborado durante dos años en la compañía. Cada vez que el trabajador pasa por la empresa a solicitar su pago, se le dice que en los próximos días saldrá un cheque.


Despido injustificado

Cuando el empleador toma la decisión de despedir al trabajador sin que para ello medie una justa causa, o cuando da lugar a la terminación del contrato basado en alguna justa causa de la ley, el primero deberá al segundo una indemnización que está definida en las normas laborales.

Los despidos pueden ocasionarse por las acciones más diversas y complejas, que van desde malas relaciones con los jefes, abuso de poder, manipulación del cargo y diferencias ideológicas, entre otras, las cuales conducen al empleador a tomar decisiones arbitrarias e injustas que culminan en despidos.

Ejemplo:
- Una mujer acaba de ser contratada en una empresa que importa productos químicos para tratamiento de aguas residuales. Al mes de trabajo, su jefe la convoca a una reunión y le dice que va a ser despedida. Ella exige una explicación ya que considera que ha cumplido cabalmente las tareas y actividades asignadas. Su jefe le dice que en su empresa no pueden estar vinculadas personas que no profesen la religión católica y que por esta razón no puede seguir trabajando para ellos, ya que conoce sus prácticas en una iglesia evangélica.


Despido por razón del embarazo

Ninguna trabajadora puede ser despedida por el hecho de estar embarazada o en período de lactancia. El despido de una trabajadora durante el embarazo, o en los tres meses posteriores al parto, carece de todo efecto, sin la correspondiente autorización previa del funcionario de trabajo competente ya sea del Inspector del Trabajo o del Alcalde Municipal, en los lugares en donde no existiere ese funcionario.

Ejemplo:
- Una futura madre que trabajaba para una empresa avisó de su estado de embarazo mediante carta dirigida al contador. A los pocos días de esto, la empresa le informó que dentro de un mes se quedaría sin trabajo.


Trabajos en condiciones indignas

En algunas circunstancias, las condiciones de trabajo a que se ve expuesta una persona son nocivas para su salud física, mental y psicológica, y no responden a los términos establecidos por la ley. Esas condiciones se refieren, entre otros aspectos, a la seguridad y la higiene en el trabajo, el descanso y la duración de la jornada laboral.

Ejemplo:
- Una trabajadora a la que se le imponen horarios de trabajo que no respetan sus tiempos de alimentación y descanso, cumple con labores que requieren especial cuidado y atención, lo que hace que sus responsabilidades se dupliquen.


Discriminación laboral por motivos de raza, sexo, religión, condición económica, física o mental

En algunos casos las personas se ven sometidas a una serie de abusos de orden laboral por poseer una condición física, mental o económica determinada, o son discriminadas por motivos de raza, color, sexo o religión, siendo víctimas de toda clase de explotaciones.

Ejemplo:
- Un joven con una enfermedad congénita que le impide una buena movilidad en sus piernas y brazos trabaja como obrero en una construcción y ha cumplido con su trabajo de igual manera que sus demás compañeros; sin embargo, con el argumento de su limitación, el empleador lo remunera con un salario inferior al de los demás.


No protección de riesgos laborales

Algunos empleadores no protegen a sus trabajadores de los efectos de las enfermedades y de los accidentes que puedan ocurrirles con ocasión o como consecuencia del trabajo que desarrollan. Todo empleador está obligado a proteger a sus trabajadores de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales y debe generar el mejoramiento de las condiciones laborales. Además, el empleador tiene la obligación de afiliarlos a una Administradora de Riesgos Profesionales –ARP- y el pago de la cotización estará en un 100% a su cargo.

Se considera accidente de trabajo todo suceso repentino que sobrevenga a causa o con ocasión del trabajo y que produzca en el trabajador una lesión orgánica, una perturbación funcional, invalidez o muerte. Igualmente, aquel que se produce en ejecución de órdenes del empleador o en ejecución de una labor sujeta a su autoridad, aun fuera del lugar y horas de trabajo. Es también accidente de trabajo aquel que se produce durante el traslado del trabajador desde su residencia al lugar de trabajo y viceversa, cuando el transporte lo suministre el empleador.

Se considera enfermedad profesional todo estado patológico, permanente o temporal, que sobrevenga como consecuencia obligada y directa de la clase de trabajo que desempeña el trabajador.

Ejemplo:
- Los obreros de una constructora no se encuentran afiliados al sistema general de riesgos profesionales, debido a que la empresa decidió comprar un seguro de vida que los ampare a todos. Este seguro cubre sólo algunas emergencias y la atención no es rápida ni oportuna. Así mismo, la constructora no le entrega a los obreros los elementos de protección requeridos para desempeñar sus labores.


No se realizan las afiliaciones ni los pagos de aportes a la seguridad social

Algunos empleadores no afilian a sus trabajadores a la seguridad social en salud, pensiones y riesgos profesionales, lo que deja a los empleados y sus familias desprotegidos frente a diversas contingencias.

También se presentan casos en los que, a pesar de estar afiliados, el empleador no efectúa los pagos de las cotizaciones a la seguridad social, quedando en mora en el sistema, lo que genera diversos problemas a los trabajadores en caso de necesitar, por ejemplo, el servicio médico.

Ejemplo:
- Para que atendieran a uno de sus hijos que sufrió una caída, el empleado de una compañía acudió al hospital haciendo uso de la afiliación a salud y sólo recibió la atención básica de urgencias. Los exámenes y el tratamiento completo fueron negados debido a que su empresa estaba atrasada en los pagos y no estaban actualizados en el registro del hospital.


Se impide el ejercicio del derecho de huelga

En algunos casos se impide o se obstaculiza la libertad de reunión y manifestación de los trabajadores. La Constitución Política reconoce que, dentro de los marcos legales, los trabajadores tienen derecho a utilizar ciertas medidas de presión, como la cesación concertada de trabajo o huelga, a fin de proteger sus intereses en los conflictos socioeconómicos. Esta acción colectiva es legítima debido a la situación de dependencia en que se encuentran los trabajdores frente a los empleadores y a la eventual divergencia de intereses de unos y otros.

Ejemplo:
- Un empleado, que había cumplido con los requisitos exigidos para efectuar una huelga, convocó a otros compañeros a una reunión para expresar inconformidades. Días después fue despedido.


Se limita el ejercicio del derecho a la libre asociación

La libertad de asociación sindical comprende tres aspectos: la libertad individual de organizar sindicatos; la libertad de sindicalización, que establece que nadie puede ser obligado a afiliarse o desafiliarse de un sindicato, por cuanto los sindicatos son asociaciones de libre ingreso y retiro de los trabajadores; y la autonomía sindical, que es la facultad de la organización sindical para crear su propio reglamento interno.

En algunos casos, los empleadores exigen que el trabajador no se afilie a ningún sindicato si quiere obtener el empleo o que se desafilie si quiere mejoras salariales, prestacionales o estabilidad laboral.

Ejemplo:
- El gerente de una empresa envía un memorando a todos los trabajadores no sindicalizados en el que les anuncia una serie de beneficios y posibilidades que permitirán aumentar su salario. Ninguno de los trabajadores sindicalizados recibió dicha comunicación, por lo que se entiende que estos trabajadores no tienen derecho a los mismos beneficios, lo que configura una conducta discriminatoria. El empleador busca a través de estos mecanismos de presión, limitar el derecho a la asociación sindical.



Pasos que se deben seguir antes de acudir a la Defensoría del Pueblo:
· Acudir, en primera instancia, ante la autoridad competente para que le atienda su queja o petición. En el caso de situaciones relacionadas con asuntos laborales, dicha autoridad es el Ministerio de Protección Social; sin embargo, no es un paso indispensable en cada caso para que la Defensoría actúe.

· Si una persona natural o jurídica requiere la intervención del Ministerio de Protección Social para obtener la garantía y el cumplimiento de las normas laborales, es aconsejable que presente su solicitud por escrito, dirigiéndose a las oficinas del Ministerio de Protección Social en cada ciudad capital, a las llamadas Unidades Especiales de Inspección, Vigilancia y Control del Trabajo a nivel central, o ante las Direcciones Territoriales y las Inspecciones del Trabajo en todo el país.

¿Cómo le puede ayudar la Defensoría del Pueblo?:
· Atiende su consulta y le ofrece asesoría y recomendaciones, de acuerdo con su situación particular, pero es necesario que informe si previamente acudió al Ministerio de Protección Social.

· Si es necesario, le puede sugerir la iniciación de un proceso laboral, caso en el cual, si se encuentra en imposibilidad económica o social de proveerse por sí mismo la defensa de sus derechos, se le asignará un defensor público.

En algunos casos, cuando es evidente la vulneración de un derecho fundamental, como por ejemplo el despido de una mujer embarazada, la Defensoría le ayuda a elaborar una tutela y le indica dónde debe presentarla personalmente. En otros casos, el funcionario encargado lo asesora y le recomienda qué hacer frente a la situación.

Ante la falta de respeto y observancia de derechos mínimos laborales, la Defensoría del Pueblo puede poner en conocimiento de los hechos a las autoridades respectivas para que intervengan de acuerdo con su competencia constitucional o legal; conminar o exhortar a las autoridades para que cumplan con sus deberes legales con el fin de evitar la vulneración de los derechos; mediar entre las partes en conflicto; contribuir a hacer ágil y efectiva la acción estatal mediante observaciones a las autoridades y seguimiento oportuno de su gestión y proponer alternativas de solución a fin de que sean adoptadas por las autoridades para que cese la amenaza o se repare la vulneración.

En los casos de vulneración del derecho de asociación sindical es posible mediar ante el empleador o hacerle recomendaciones;

incluso, impulsar investigaciones administrativas por parte del Ministerio del ramo para que sancione cuando haya lugar.


© 2003 - 2013 Defensoría del Pueblo Colombia - Última actualización: 19 - 04 - 2014
Oficinas en Bogotá: Calle 55 Nº 10 - 32 - Código Postal 110231 - PBX: [57 1] 3147300. Ver listado de oficinas en el país.
Horario de atención al público: Bogotá (Lunes a viernes de 8:00 am a 5:00 pm *Recepción de correspondencia de 8:00 am a 4:00 pm*) - Resto del país (Lunes a viernes de 8:00 am a 12:00 m y de 2:00 pm a 6:00 pm) 14 04 19 03:06:31